Tener un animal de compañía es mejor para cada miembro de la familia. Ofrecerse un cariñoso perro es una buena idea. Cualquiera que sea la raza, elige un perro que conviene a las diversas condiciones de vida como el tipo de casa como apartamento, casa con terraza, casa con o sin patio; el lugar donde vive, en la ciudad o en el campo; etc. Para que tenga aquel perro cariñoso, adiéstrale bien desde su llegada en casa optando por las mejores técnicas.

El arte del adiestramiento canino.

El adiestramiento de un perro se basa sobre ciertas técnicas. Por lo general, tiene que adiestrar su perro con dulzura porque con severidad, no llega a educarle fácilmente. Tiene que guiarle con el fin de obtener el comportamiento deseado. Por ejemplo para incitarle a levantarse, a sentarse, a ir a su casa,… tiene que utilizar técnica apropiada que le ayuda a comprender. Con cada éxito, recompénsalo con un gesto cariñoso y con comidas que le gustan. Aparte los gestos básicos, edúcale también sobre la imitación. Eso es la imitación de los gestos humanos como la llevada de un cesto, la recogida de un objeto, etc. Efectúa una sesión regular y corta de adiestramiento.

Las cosas que debe evitar durante el adiestramiento canino.

El adiestramiento canino no depende de la raza ni el sexo del perro sino su manera de efectuarlo. Tiene ante todo hacer comprender al perro que el maestro es usted. Educarle con cariño es un mejor método pero no hasta seguir sus voluntades. Evita de utilizar accesorios de adiestramiento que pueden causar daño al perro como los collares eléctricos, los palos,… Evita también los lugares desfavorables a su plenitud. El adiestramiento de un perro no es tan difícil, por lo contrario es fácil y apasionante. Con las mejores técnicas, verá la evolución de su perro dentro de poco y podrá estar feliz por su presencia.